Proteja sus datos en Línea

26 Nov

Cuando ya empezábamos a acostumbrarnos a lidiar con los virus que se dedican a destruir los PC, surge en el mundo una nueva amenaza informática de rápido crecimiento. Se trata del delito de robo de identidad a través de internet mediante el cual un ciberdelincuente puede solicitar en nombre de una tercera persona todo tipo de crédito, así como realizar operaciones de cobro de ahorros o pólizas, sin que la persona afectada tenga conocimiento de ello.

Precisamente para hablar sobre este delito llegó ayer a Chile Daniel Monastersky, experto argentino en e-commerce y derecho informático, y fundador de Identidadrobada.com, el primer sitio de Latinoamérica para la prevención de fraudes a través de la red.

El experto, que participará hoy en el seminario internacional “Comercio Electrónico: su impacto comercial y legal” organizado por el Duoc UC, explicó que nadie está a salvo del robo de identidad.

Agregó que esta actividad ilícita comenzó en los países más desarrollados, sin embargo, “poco a poco se ha ido arraigando en los países donde los marcos jurídicos enfrentan enormes lagunas legales para contrarrestar y castigar las nuevas modalidades delictuales ligadas con el ámbito financiero”, tales como: el phishing, la clonación de tarjetas, la sustracción de códigos y contraseñas en los cajeros automáticos; y los fraudes por banca electrónica.

Recomendaciones

El abogado especialista en tecnologías de la información aclaró que el robo de identidad tiene diversas variantes, puesto que puede suceder por medio de la red, pero también a través de la banca electrónica por vía telefónica.

“Lo importante es que las empresas en Chile y en América Latina comiencen a adoptar una política de puertas abiertas cuando son víctimas de este tipo de delito, tal como ocurre en Estados Unidos o Europa y no esconder estos hechos por el equivocado temor de dañar la imagen de la institución”, acotó el experto.

Con el propósito de que las personas eviten ser víctimas de este tipo de fraudes, dijo que ante la llegada de cualquier e-mail sospechoso de una entidad bancaria o comercial se debe informar inmediatamente a la empresa aludida, a fin de verificar la veracidad de la información.

“Los delincuentes a través de internet duplican un sitio web y envían correos electrónicos solicitando al cliente alguna información personal o una contraseña de seguridad, para luego cometer el fraude”, advirtió el profesional.

Recomendó a los usuarios no responder a los mensajes electrónicos o de aparición automática (pop-up messages) mediante los que les soliciten información personal o financiera, además de no vincular aquellos enlaces incluidos en estos mensajes. Otra de las precauciones que los usuarios deben tener en cuenta es evitar utilizar la función copiar y pegar para colocar el domicilio de un enlace en el navegador de internet, puesto que los “pescadores de información” o phishers pueden conectarlos a una dirección electrónica fraudulenta.

Via El Mercurio de Valparaiso, Chile